La rosa blindada

 
«Nadie merece ser amado, nadie es digno de un regalo tan inconmensurable. Ser amado, entonces, es descubrir la injusticia». Las palabras saltan de la página del cuaderno, este mismo cuaderno en el que estoy escribiendo actualmente. Ella lee en voz baja. Cada palabra llama su atención como la primera vez que se ve un tesoro hundido. Ella sigue leyendo, contemplando su propia audacia. Allí, ella se encuentra en las páginas y comienza a sentir que la están mirando. Sospechando que estoy allí, mira por encima del hombro, pero todo lo que encuentra son fragmentos que sugieren mi paradero. «¡Te amo!» Ella susurró las palabras suavemente antes de cerrar el libro con frustración. Todos sus sueños existen para ser ignorados, olvidados. Pero sus sueños están ardiendo con insistencia.

Arrastré la capa de nubes para exponer las sombras carnosas de una noche sin luna; colmillos llenos de veneno; un bosque de ruinas Ya no puedo hablar porque ya no compartimos el mismo idioma. «¿Por qué tienes que estar casada?» «¿Por qué tenemos que encontrarnos de la manera en que lo hicimos?» «Por qué …?» «Es completamente posible para una persona entrar en un encuentro de una manera completamente libre y abierta, solo para ser rechazado por la total falta de disponibilidad de la otra persona». Sigo pensando: «¿Qué está pensando?» Todos mis pensamientos, mis recuerdos, son un bosque de ruinas. Por lo tanto, el silencio es la estrella que usaré para proclamar mi exilio.

Colecciono trofeos de cada uno de mis ex amantes como un recordatorio: nunca recorrer el mismo camino dos veces. Dejé su presencia con la boca llena de cenizas secas. El sabor de la ceniza seca obliga a la contemplación de la oscuridad: extrañarte se ha vuelto tan cruel; oscuridad, nada más.

Ella me dibujó como un baño pero, yo no soy su arte; ella me dejó solo, agotado. Ahora todas mis energías han fluido como el agua a través de una red, hacia los dieciséis puntos cardinales; y dieciséis cardenales señalan que un río nunca regresa a su fuente. Esta es la vida, mi vida, un sufrimiento silencioso cuya terminación es la muerte.
 
 
—Acosta, N. Joaquín: La rosa blindada (fragmento), 2018

Advertisements

Der Fall (Exzerpt)

 
Dagegen verstand ich den Freund, der es sich in den Kopf gesetzt hatte, nicht mehr zu rauchen, und dem dies kraft seines Willens auch gelungen war. Eines Morgens schlug er die Zeitung auf, las, dass die erste Wasserstoffbombe zur Explosion gebracht worden war, erfuhr von ihrer großartigen Wirkung und begab sich stracks in den nächsten Tabakladen.
 
 
— Camus, Abert: Der Fall / La Chute (1956)

¿Cómo puedo verme a mí mismo …?

 
¿Cómo puedo verme a mí mismo, eternamente, como cualquier cosa menos una persona ridícula? Un alma solitaria, errante. Siempre seré el artista inquieto y frustrado; la persona siempre en busca del absoluto, siempre alcanzando lo inalcanzable. A través de la pobreza de mi arte, he tomado conciencia de mi propia eternidad. Y aun después de dejar de lado la duda, sigo siendo consciente de que nadie dará testimonio de los sufrimientos que tan gentilmente he compartido con el mundo.

 
 
— Acosta, N. Joaquín

Los árboles escuchan en silencio

Un cementerio se abre arriba al cielo.
El aire es de color negro con los pájaros crueles y temibles.
Los árboles escuchan en silencio—
                Miran fijamente en silencio.
Un cortejo fúnebre pasa
                Lo mismo ocurre con el espectro de la fugacidad.
¿Cuál fue el motivo de su muerte?…
                Una agonía de silencio.

 
 
—Acosta, N. Joaquín: Un reino de soledad