Después de que te fuiste

 
Después de que te fuiste,
tu vaso permaneció intacto;
los hielitos flotando en su interior
debilitaron el vodka a medida que se encogían.

 
—Acosta, N. Joaquín

Advertisements

Anhelo (Después de la lluvia)

 
Mientras estaba quemando la tarde desde la amplia veranda, observé el tendedero, la ropa todavía está húmeda, pesada. En el piso, muevo lentamente mi pie en un charco haciendo círculos interminables.
 
 
—Acosta, N. Joaquín

El presagio

 
Una gaviota envuelta en su capa gris se derrite en un horizonte gris en esta tarde húmeda. El sol cae suavemente, esparciendo un millón de piezas de oro en la palma del mar. Y cuando los veo desaparecer, empiezo a contemplar mi destino: ¿qué será de mí si continúo girando y girando, como una naranja en el filo de la esperanza— ese esfuerzo infructuoso?
 
 
—Acosta, N. Joaquín